Home > NACIONAL > AHORA SERÁ MONSIUER DE LA FUENTE

AHORA SERÁ MONSIUER DE LA FUENTE

  •  
  •  
  •  

El rosarino Jerónimo de la Fuente ofreció una charla virtual al periodismo argentino a partir de la gestión de Joaquín Galán, del departamento prensa de la Unión Argentina. Hoy piensa en Los Pumas y el Rugby Championship, pero desde diciembre un nuevo proyecto de vida se pondrá en marcha en el sur de Francia.


Su destino es el Perpignan, un club del Pro D2. No fue la única oferta, tuvo varias pero no quiso hacer nombres, si dijo con serenidad «pude tomar la mejor decisión».

Y la toma de esa decisión tuvo que ver también con que «nos gustó con mi señora la idea del desafío que significa irnos afuera y apareció Perpignan, un equipo que está trabajando con el objetivo de volver al Top 14 de Francia. Es un club histórico, por donde han pasado muchos jugadores argentinos y sería un sueño aportar mi granito de arena para lograr ese ascenso.

«Además, -agregó- el «Flaco» Rimas Alvarez que jugó allí, me puso al tanto de lo que es el club y la ciudad. Es un lugar donde se siente mucho al rugby y se identifican con el club, lo cual fue importante para mi porque es algo lindo tener ese sentido de pertenencia, algo que siempre tuve con Duendes y con Jaguares».

«Antes de tomar la decisión -señala- miré muchas cosas. El Perpignan ascendió en el 2018, pero volvió a descender y casi todos los jugadores se quedaron porque siguieron apostando al ascenso. Ahora contrataron a Volavola, el diez de Fiji, que estaba jugando en el Racing, a un pilar de Tonga. Además por medio de Andrés Bordoy me conecté con el capitán del equipo, juega de centro o de fullback. Se que es un equipo que tiene un buen juego, dinámico, defensa fuerte y si bien no hay grandes nombres me han transmitido un sentido de pertenencia, que para mi es realmente importante».

Como a tantos, la posibilidad de jugar en Europa siempre es tentadora. Y en este caso no fue la excepción. «Era un objetivo. Talvez se adelantó o se dio por este problema, pero bien recuerdo que a los 20/21 años pensaba en jugar en Europa, pero se dieron las cosas acá, me fue bien y no estoy para nada arrepentido. Siempre pensé en hacer una experiencia allá, pero si hubiera continuado en el Super Rugby con Jaguares, en una de esas toda mi carrera hubiera sido en la Argentina. Pero bueno, se dio esta situación de la pandemia y creo que lo mejor era buscar competencia lo antes posible, fuera de mi país».

Se va el capitán de Jaguares y tras la pandemia hay un futuro. «Los más chicos -señala- están apuntando a quedarse, porque desde la UAR aseguran que van a buscar una competencia exigente, lo cual hace que no estemos preocupados por el futuro. Que hoy los mas chicos apuesten a quedarse está bueno, porque es lo que hicimos muchos de nosotros en su momento. En mi caso fueron diez años de estar en este sistema y así llegué a jugar muchos partidos en Los Pumas, además de ser capitán de Jaguares, algo de lo cual estoy orgulloso».

Toda decisión, todo cambio es un impacto en la vida. Por eso «irme dejando la capitanía de Jaguares, me pesó mucho y se hizo muy, pero muy difícil en lo sentimental. Es muy fuerte saber que ya no formaré parte de Jaguares, pero en lo humano se me presenta ahora un proyecto de vida, como otro desafío a enfrentar. Además lo charlé con la Unión Argentina, donde vieron con buenos ojos la posibilidad que muchos emigremos para alivianar la economía de la UAR, lo cual va a permitir sostener a muchos chicos jóvenes que se quedan acá. Ojalá que en un futuro pueda volver a vestir la camiseta de Jaguares, algo que no descarto y realmente me encantaría, porque es mi segundo club, después de Duendes».

El concepto pertenencia ronda la charla. Es muy de raíz amateur. Para Jero «en Jaguares se logró generar ese sentido de pertenencia a medida que fueron pasando los años y la cumbre estuvo dado en haber jugado la final el año pasado y eso quedó demostrado en ese pasillo super famoso de la semifinal. Creo que allí estuvo resumido lo que se siente por esa camiseta. En Duendes jugaba con mis amigos y en Jaguares también jugaba con mis amigos».

Jaguares por ahora quedó atrás, pero a la vuelta de la esquina esperan Los Pumas. «Ahora -destaca- me enfoco ciento por ciento en Los Pumas porque es muy factible jugar el Rugby Championship en Australia o en Nueva Zelanda. Eso es porque hubo un acuerdo entre UAR y Perpignan, para que pueda jugar ese torneo y viajar recién en diciembre. Los franceses me han dicho que es muy importante que siga estando en el seleccionado argentino y eso también pesó al momento de tomar la decisión de irme para allá».

Y pensando en lo que se viene, el duro Rugby Championship, obliga a una exigente preparación. Para ello «en lo físico estoy trabajando mucho, ya que en Rosario, con los permisos correspondientes puedo ir al club a entrenar y si bien no hacemos rugby es importante para estar más metido en nuestro deporte, sin pensar en otras cosas. Se bien la mente y el cuerpo no se olvidan, pero vamos a tener que hacer una muy buena pretemporada cuando empecemos con Los Pumas. Físicamente estoy bien, seguramente en Buenos Aires están peor que nosotros por la cuarentena estricta por la que están pasando. Me siento afortunado de entrenar en mi club».

Todo está planteado para que Jero de la Fuente, por varios años, no lo veamos transitando las calles de Rosario. El profesionalismo viene acompañado de un contrato que marca «empiezo en la segunda mitad del torneo francés buscando el ascenso. Si no se logra jugaré una temporada más en el Pro2 y si ascendemos me queda un año mas de contrato para jugar ya en el Top 14. Al finalizar esa tercera temporada en la máxima categoría de Francia, nos sentaremos a charlar nuevamente. Pero si no se logra subir, me queda la decisión de irme o quedarme, después del segundo año.

A la hora del adiós, siempre llega una reflexión y una mirada optimista al futuro. El ahora ex capitán de Jaguares reconoce que «es triste que esta situación nos obligue a emigrar. Si bien algunos ven en estos casos lo negativo, yo veo lo positivo y allí están estas cinco temporada con Jaguares que han sido lo mejor de mi vida rugbística. Me quedo con la amistad que forjamos con todos los que integramos Jaguares.

«Son todos recuerdos positivos que guardo de estos años vividos, voy a seguir siendo parte de Jaguares toda mi vida, aunque no tenga contrato firmado. Por eso voy a estar en contacto con los más chicos del equipo, para lo que necesiten. Y ojalá que el día de mañana pueda ser entrenador de Jaguares, porque toda mi vida estará siempre ligada al rugby argentino. Me encanta la idea de entrenar, me veo formándome como tal para tener la posibilidad estar al frente de algún equipo de la UAR, para devolver de alguna manera todo lo que me dio. Ojala se de, es otro de los sueños que voy a perseguir. Obvio que es algo todavía lejano, pero me encanta esa idea».