ALL BLACKS: HOMENAJE A SU HISTORIA


El seleccionado de Nueva Zelanda rindió homenaje a los 1205 soldados neocelandeses caídos en la batalla de Somme durante la Primera Guerra Mundial. Todo el plantel ejecutó un haka en el cementerio de Caterpillar Valley, Longueval.


El capitán de los All Blacks, Sam Cane, depositó una ofrenda floral en el monumento que recuerda a los soldados caídos y el segunda línea Sam Whitelock entregó una camiseta en memoria de Robert Stanley, el All Black 211 quien perdió la vida en esa batalla, una de las más sangrientas de la Primera Guerra Mundial, que duró aproximadamente unos cinco meses, entre julio y noviembre de 1916.

El acto pone de manifiesto una vez más el compromiso de los neocelandeses con quienes han combatido por su bandera en diferentes partes del mundo, algo que se manifesta en forma permanente, incluso en la tierra maorí, donde existen varios monumentos que recuerdan a sus soldados, participantes en las dos grandes guerras del siglo XX.

Por ejemplo, en el extremo sur de Nueva Zelanda, en la ciudad de Bluff (la Ushuaia neocelandesa) se encuentra un monolito que recuerda a los soldados caídos en batalla y se eligió ese lugar porque era el último punto de su tierra que avistaban los barcos neocelandeses que partían hacia la Batalla del Pacífico, durante la Segunda Guerra Mundial.

OTRAS NOTICIAS

VAN POR LA FRUTILLA DEL POSTRE

Este viernes a las 9 (hora argentina) Los Pumitas cerrarán un excelente mundial enfrentando a Australia por el 5º puesto del World Rugby U20 Championship,