BIOGRAFIA DE UN HOMBRE DE RUGBY (3ª y última parte)


El galés George Fletcher, quien fuera fundador y jugador del Club Deportivo Central Argentino, invitado en varias ocasiones para vestir la casaca de Atlético del Rosario e integrante del seleccionado rosarino, tras finalizar su carrera de jugador, fue un hombre clave como entrenador en los primeros años de vida de Logaritmo, según lo describe la biografía de su nieto Fernando Esteban Martínez Fletcher.


Rosario, la década del ‘40
En 1940 entramos en los últimos años de su carrera como jugador, y aparece nuevamente un dato curioso. La crónica reza, “Se fueron antes”.

"Uno de los hechos más salientes de la temporada ocurrió el 5 de julio, en el partido entre Plaza Jewell (Atlético de Rosario) y Deportivo Central Argentino y tuvo como protagonista a George Fletcher.

"Atlético se imponía por 6 a 3 y Fletcher capitán del Deportivo, descontento con el rumbo que llevaba el arbitraje, retiró a su equipo 8 minutos antes de la finalización del partido, por lo que los dirigentes de la Unión resolvieron en primera instancia suspenderlo y, obviamente, inhabilitarlo como capitán".

Sin embargo, después dieron marcha atrás con esta medida. Tomaron en cuenta la buena conducta de Fletcher, observada a través de tantos años, y el haber sido integrante de diversos equipos representativos de la Unión, inclusive en algunos casos capitán de esos representativos, para levantarle la pena y habilitarlo a jugar la temporada siguiente.

Los 40s arrancaron con la hegemonía de Estudiantes de Paraná. Surgen nuevos clubes como Los Caranchos, Old Resian y más tarde Logaritmo. CDCA participa en los campeonatos hasta 1945, año en que George Fletcher cuelga los botines, pero no se aleja de la actividad y permanece vinculado al rugby desde otra posición, la de entrenador.

Rosario, la década del ‘50
Como tal lo encontramos en 1952 al frente del seleccionado de la Unión, bregando para que los jugadores de Atlético del Rosario, que participaban del campeonato de la UAR, puedan representar los colores del Ñandú en el Campeonato Argentino. Se jugaban la posibilidad de actuar como preliminar de los “Test matches” contra Irlanda, nación que se encontraba de gira por el país ese año. Pero todos los argumentos cayeron en saco roto, no pudieron contar con los jugadores del Atlético y Litoral no obtuvo el privilegio buscado, al caer en su primera presentación el 17 de agosto por 11 a 6, frente al combinado de la Unión de Río Paraná.

Pero sus mayores satisfacciones como entrenador estaban por llegar. A partir de 1951 y en Logaritmo. Allí radicó Fletcher “el galés” todos sus afanes. Disciplinado, conocedor del rugby y del espíritu que siempre embarga este deporte, militó por muchos años en la entidad de la casaca bordó, obteniendo una seguidilla de 4 subcampeonatos y 2 campeonatos locales.

Él, como buen galés, sentía pasión por el juego y la complementaba con su experiencia. Amaba el buen rugby, dinámico, alegre, ofensivo. La llegada de George Fletcher fue la última pieza para completar el rompecabezas Matemático.

Su llegada le dio a Logaritmo el empuje que necesitaba para concretar en el campo, todas las ambiciones de un proyecto que había surgido en la ilimitada fe de un grupo de jóvenes y que transitaba la década del ‘50 un camino hacia la madurez deportiva.

Gracias a su prédica, Loga fue plasmando un tipo de juego agradable a la vista y muy efectivo, basado en la movilidad de todos sus jugadores, especialmente los forwards, cuya tarea ya no se limitaría a obtener la pelota. Esto derivó en un sensible mejoramiento del juego que los llevó a los primeros lugares del rugby de la ciudad. Además de obtener los campeonatos de 1953 y 1954, obtuvieron los subcampeonatos de 1951, 1952, 1955 y 1956.

Rosario, la década del ‘60
Los 60s lo encuentran ya retirado, jubilado del ferrocarril y alejado de los estadios. Sus apariciones fueron cada vez más fugaces, pero siempre mantenía latente su interés por el rugby. Hay testimonios de su presencia en partidos, siempre siguiendo a Logaritmo.

Hombre simple, siempre dispuesto a una charla sobre el juego, siempre regalando algún consejo para quien estuviera deseoso de escucharlo. Nos legó sus enseñanzas, su sabiduría y sus valores en pequeñas dosis, desinteresadamente

La despedida
El 19 de mayo de 1981 y a la edad de 69 años, George Fletcher nos dejó definitivamente.
“Vivir es llegar y morir es volver” Y creo que él volvió. Habiendo dejado un legado imborrable en su Patria por adopción, llegó el momento de partir y volver quizás a esa tierra, la vieja Tierra de sus Padres.

"La tierra de mis padres me es tan querida.
Tierra de poetas y cantantes, y gente de talla.
Sus valientes guerreros, excelentes patriotas, derramaron su sangre por la libertad

¡Tierra! ¡Tierra! ¡Soy fiel a mi tierra!
Mientras el mar sirva como muro para esta tierra pura y querida que su idioma perdure para siempre.

"Antigua tierra de montañas, paraíso de los bardos.
Cada valle, cada acantilado, guarda tu belleza;
A través del amor a mi país, tus voces encantadoras serán
sus arroyos y ríos para mí.

"Si el enemigo oprime mi tierra bajo sus pies,
El antiguo idioma de los galeses seguirá siempre vivo,
La horrible mano de la traición no puede dañar nuestro espíritu,
ni silenciar la dulce arpa de mi tierra".

Traducción del Himno Nacional Galés. Letra Evan James y melodía James James

(Por Fernando Esteban Martínez Fletcher)

OTRAS NOTICIAS

LO MEJOR ESTÁ EN "EL FONDO"

Si bien falta mucho, Dogos XV (foto tapa) y Pampas sacaron chapas de candidatos a las finales del Super Rugby Americas. La lucha será por