Home > REGIONAL > EL REGRESO A LOS ENTRENAMIENTOS

EL REGRESO A LOS ENTRENAMIENTOS

  •  
  •  
  •  

En la región Litoral este mes de julio ha sido esperanzador ya que se «abrieron las puertas» para que protocolo mediante los jugadores vuelvan a entrenar en sus clubes, dejando atrás esa etapa de entrenamientos domiciliarios que caracterizó el panorama de nuestro rugby desde mediados de marzo.


 

Qué condiciones se dieron para este esperado retorno? Por un lado el Estado Provincial santafesino y los municipios de Rosario y Santa Fe, con el respaldo de la UAR y de las respectivas uniones, se armó un protocolo, el cual implica una serie de medidas sanitarias y también estructurales por parte de los clubes, de acuerdo a sus características edilicias.

Por el momento ha quedado al margen la Unión Entrerriana, ya que en la capital provincial hubo una apertura, pero los últimos casos de Covid 19, obligaron a un retroceso y por ende la suspensión de actividades.

Ese protocolo atiende desde adaptar las instalaciones, trazando rutas por donde caminar, vestuarios cerrados, zonas de higiene general, hasta al acceso al club, previo llenado de planillas, requiriendo de parte de staff y jugadores una serie de medidas a cumplir, con el objetivo de mitigar la circulación del virus. Medidas que van desde la aprobación de un curso on line de la World Rugby hasta una declaración jurada semanal sobre el estado de salud, además del ya conocido «tapabocas» y otras medidas de higiene habituales en los últimos tiempos.

La responsabilidad juega un rol fundamental, hecho que obligó a la designación de profesionales médicos asumir el rol jefes del Covid 19, como también un referente con igual rol en cada uno de los clubes. Estos tienen a su cargo implementar las medidas establecidas por protocolo, además controlar el cumplimiento de las acciones personales, para dar aviso, ante una eventualidad a los organismos de salud municipales o provinciales.

Los jugadores deben llegar cambiados al entrenamiento, lo deben hacer solos, no pueden llegar acompañados, no pueden tocar los elementos como ser conos y otros accesorios, que solo pueden ser manipulados por el staff. En cuanto al entrenamiento específico en los clubes, por ahora son individuales, pero por grupos de no más de 15 personas. Cada grupo trabaja unos 40 minutos en el campo, mientras otro trabaja en el gimnasio y luego se intercambian. Son grupos cerrados, nadie se puede cambiar con otro, para de esa forma tener un mejor control, ante una emergencia, ya que ante un caso sospecho se aísla a ese grupo y no al resto.

Todo es preparación física, cuidando el distanciamiento, no hay ningún ejercicio con pelota o técnico. Solamente se dan el gusto de tocar la pelota, únicamente los pateadores y los hooker, que patean o lanzan al aro y cada uno va a buscar esa pelota.