SANCIONES PARA NEWMAN


A raíz de las agresiones sufridas por el referee Nahuel Jauri Rivero, quien dirigió el encuentro entre Newman y Alumni, por una de las semifinales del URBA Top 12 de este año, en cancha del CASI, la Unión de Rugby de Buenos Aires, según expediente 349/23 decidió sancionar al club y a varios de sus socios.


El árbitro Nehuel Jauri Rivero junto a los capianes Lucas Marguery (Newman) y Franco Battezati (Foto URBA)

Este hecho lamentable y para repudiar, fue la gota que rebalsó el vaso, porque durante el año que está finalizando, hubo otros que tuvieron trascendencia como el sufrido por Gonzalo de Achával, en La Plata vs. SIC también por el URBA Top 12 y el cuyano Gonzalo Rivamar, en el partido Banco Mendoza vs. San Juan Rugby. Ojalá haya sido el último.

Varias fuentes consultadas en el ámbito del rugby porteño consideran que estas sanciones aplicadas por el Comité de Disciplina de Buenos Aires «no son tan graves como debiera haber sido» y por allí queda flotando un cuestionable comportamiento, durante el «tercer tiempo», del ex Puma Manuel Contempomi, actual consejero UAR por URBA y Capitán General de Newman.

En definitiva se le aplicaron 24 semanas de suspensión para toda actividad vinculada con el rugby por insultos al árbitro. Dicha suspensión será computable desde el inicio del URBA Top 12 del 2024, a las siguientes personas:
Benjamín Mackinlay; Mariano Urtugey, Matìas Villamil, Juan Benedict, Marcos Tomás, García Laredo, Federico Barzi, Carlos Uranga, Nicolás Mompelat, Tomás Langionotti, y Lucio Gómez de Alzaga.

La misma sanción de 24 semanas, para Martín Taboada, en atención a lo informado por el árbitro y los directores de partido, insultos al árbitro y protestas de fallos a autoridades de referato de la URBA de carácter grave.

También para Ramón Viale, menor acompañado por su padre Beltrán Viale, 24 semanas, siendo 16 de cumplimiento efectivo y 8 en suspenso, en atención a su condición de menor y las circunstancias del caso.

Quien llevó la sanción más dura fue Jerónimo Mackinlay: 312 semanas de suspensión, por arrojar al árbitro una lata de cerveza que estaba bebiendo.

En cuanto al club, la URBA decidió suspender la localía por 8 (ocho) fechas; las 2 primeras fechas de suspensión comprenderá también a todos sus equipos juveniles del 2024: M16, M17, M19.

Para el Plantel Superior, la suspensión se aplicará en el inicio de la temporada oficial de competencias URBA del 2024, efectivizándose 6 (seis) fechas y permaneciendo 2 (dos) en suspenso: por faltas de respeto, insultos reiterados, escupitajos y agresión de hecho al árbitro -faltas calificadas de carácter grave múltiples y reiteradas-, más emisión de humo en violación de la circular URBA Nº 40/2017, conforme lo dispuesto en los artículos 77, 78, 79 y 90 del RdD.

OTRAS NOTICIAS