VOCES DESDE SAUCE VIEJO


Cae la tarde santafesina. El campo de juego es toda alegría. La vida se mira en «blanco y negro». Se gritó campeón por última vez en 1948, en el torneo de la Unión de Rugby de Litoral y ahora ese grito atronó nuevamente la región, para ver a la copa cruzar el «río color marrón» con destino a Paraná. Voces que hacen historia.


Veterano de mil batallas. Ganadas unas, perdidas otras, amaga con colgar los botines, pero en la cancha demuestra estar en un gran momento, que todavía da para más. Facundo Ferrer, capitán de este Estudiantes el club que ingresó al selecto grupo de los 7 que supieron dar la vuelta olímpica litoraleña

«El equipo mostró paciencia, oficio, algo que el año anterior no tuvimos, pero ahora lo logramos y allí está el resultado.

«Hemos tocado el cielo con las manos, no pensemos en otra cosa. Esto es una locura en lo personal, llegar a campeón a mi edad es algo increíble, único, inmenso.

«Para Estudiantes, para los chicos, esto es histórico, porque logramos algo que se venía buscando desde hace muchísimo tiempo. No se si esto fue una revancha, solo pensamos en dar vuelta la página y superar lo del año pasado.

«Fue un partido que lo buscamos hasta el último minuto, esa fue la clave, porque lo buscamos siempre, nunca bajamos los brazos, incluso en momentos en los que no salían bien las cosas, seguíamos laburando el partido. Costó y mucho, veníamos de una semifinal durísima, pero estamos felices. Quiero seguir, ganas no faltan, veremos que dice el cuerpo y la familia».

Es sin dudas uno de los grandes referentes de la generación «dorada» de Gimnasia en la última década. En las buenas y en las malas, como buen capitán, sale a poner la cara: Andrés Speziali.

«Nuestro desafío es llevar el club a los primeros lugares. Ya llevamos jugando varias finales seguidas desde hace 8/9 años y perder o ganar una, es algo que puede pasar como a cualquiera, y ahora no se nos dio como ocurrió hace un año al revés.

«Esta vez nos equivocamos más que ellos. Si comparamos con la del año pasado, ellos nos atacaron mas aquella vez, pero nos equivocamos menos. Ahora fue exactamente al revés, atacamos, pero nos equivocamos más. Como toda final fue disputada, no tuvimos scrum en el primer tiempo, en el segundo ellos manejaron mejor el juego, salieron bien con el pie y Gimnasia se equivocó.

«No pudimos concretar, algo clave en una final. No fuimos efectivos y Estudiantes trabajó mejor. En una final no podés equivocarte, cuando disputá en el aire, en el suelo, en las formaciones fijas; perdemos line en el segundo tiempo, nos sacan una pelota de las manos haciendo pick and gou. La sumatoria de todo eso, mas puntos errados, hizo que el triunfo vaya para ellos.

«Este es un grupo de jugadores que dejamos todo por nuestro club, convencidos que es nuestra casa, nos entregamos sin retaceos. En el vestuario siempre nos prometemos dejar la camiseta lo más arriba posible y mirarnos a los ojos y cuando hoy regresamos de la cancha nos miramos a la cara sin problemas. Me quedo con eso».

Pedro Raiteri, head coach de Estudiantes.

Con la serenidad del trabajo cumplido, disfrutando en familia, es el que sufre o se alegra afuera, cuando las cosas salen o no, como se planeó. Pedro Raiteri, head coach de Estudiantes.

«Mi primera sensación de felicidad y de agradecimiento a un grupo enorme de jugadores que supo construir este torneo. Hoy fuimos un equipo más templado, mas metido en la cancha, con los pies sobre la tierra, con la experiencia del año pasado, por eso creo que no tuvimos nada que nos sorprendiera.

«Estas finales las vivimos con más naturalidad, las disfrutamos como corresponde, ganando una semifinal durísima con Santa Fe Rugby y luego una final que se dio cerrada, hasta pensamos que podíamos estar mejor en el tanteador. En el primer tiempo manejamos muchísimo la pelota y cuando la posesión la tuvo Gimnasia no pudieron hacer demasiado, porque nuestra defensa fue muy buena, tanto es asi que solo en un par de ocasiones pasaron mitad de cancha.

«La defensa en todo momento fue agresiva, superamos con el tackle cualquier adversidad. Nuestro primer tackle fue bueno y un contraruck feroz impidió a ellos darle vuelo a la pelota.

«A lo largo del año fuimos de menor a mayor. No tuvimos nuestro mejor rendimiento en la primera parte del torneo y después supimos manejar muy bien la presión cuando el equipo necesitaba ganar para clasificar. Eso forzó la inteligencia y el trabajo de los conductores y en esos partidos crecimos para llegar bien a esta final».

OTRAS NOTICIAS

VAN POR LA FRUTILLA DEL POSTRE

Este viernes a las 9 (hora argentina) Los Pumitas cerrarán un excelente mundial enfrentando a Australia por el 5º puesto del World Rugby U20 Championship,